Personas
Protagonistas en la prevención

Feride Rushiti

Dr. Feride Rushiti is the founder and Executive Director of the Kosovo Rehabilitation Center for Torture Victims (KRCT). Through almost two decades of research and advocacy, Dr. Rushiti has secured access to healthcare and justice for civilian victims of Kosovo’s* 1998-1999 war. Her advocacy led to the recognition of the survivors of wartime sexual violence among other civilian victims of war in 2014 as well as the landmark decision in 2017 by the Cossack government to fund pensions for Kosovo’s victims of wartime sexual violence.

Dr. Rushiti, a medical doctor, began treating civilian victims of war during the active conflict in 1999. She was among the first doctors to recognize the need for treatment of psychological trauma for refugees fleeing the violence, particularly for women and minority groups. She pioneered a multi-disciplinary approach to addressing the needs of conflict victims, with an aspiration to build a single organization to provide psycho-social support, legal assistance, medication, treatment, and policy advocacy.

Dr. Rushiti also played a key role in developing Kosovo’s legal framework for the humane treatment of prisoners and other detainees, advocating successfully for the independent monitoring of detention facilities. In March 2018, Dr. Rushiti received the U.S. Secretary of State’s International Women of Courage Award in recognition of her work with survivors of torture and human rights advocacy. Throughout her career, she has received numerous other prizes in recognition of her human rights work with survivors of wartime sexual violence as well as other marginalized groups. Dr. Rushiti is an AIPG alumna, having taken part in the Raphael Lemkin Seminar for Genocide Prevention – Mediterranean Basin Edition.

La Dra. Feride Rushiti es la fundadora y directora ejecutiva del Centro de Rehabilitación de Víctimas de la Tortura de Kosovo (KRCT). A lo largo de casi dos décadas de investigación y defensa, la Dra. Rushiti ha conseguido el acceso a la asistencia sanitaria y a la justicia para las víctimas civiles de la guerra de Kosovo* de 1998-1999.

Su labor de defensa llevó al reconocimiento de los/as sobrevivientes de la violencia sexual entre otras víctimas civiles de la guerra en 2014, así como a la decisión histórica en 2017 del gobierno de financiar pensiones para las víctimas de violencia sexual durante la guerra de Kosovo. La Dra. Rushiti, médica de profesión, comenzó a tratar a las víctimas civiles de la guerra durante el conflicto activo en 1999. Fue una de las primeras doctoras en reconocer la necesidad de tratar los traumas psicológicos de los refugiados que huían de la violencia, especialmente de las mujeres y los grupos minoritarios. Además, fue pionera en la adopción de un enfoque multidisciplinar para atender las necesidades de las víctimas del conflicto, con la intención de crear una única organización que proporcionara apoyo psicosocial, asistencia jurídica, medicación, tratamiento y promoción de políticas.

La Dr. Rushiti también ha desempeñado un papel clave en el desarrollo del marco jurídico de Kosovo para el trato humano de los/as presos/as y otros/as detenidos/as, abogando con éxito por la supervisión independiente de los centros de detención. En marzo de 2018, la Dra. Rushiti recibió el Premio Internacional a las Mujeres de Coraje otorgado por la Secretaría de Estado de los Estados Unidos en reconocimiento a su trabajo con los sobrevivientes de tortura y la defensa de los derechos humanos. A lo largo de su carrera, ha recibido numerosos premios en reconocimiento a su trabajo de derechos humanos con sobrevivientes de violencia sexual en tiempos de guerra, así como con otros grupos marginados.

La Dra. Rushiti es ex alumna de AIPG, habiendo participado en el Seminario Raphael Lemkin para la Prevención del Genocidio – Edición Cuenca Mediterránea.

People
Interview

1. Could you tell us more about the Kosovo Rehabilitation Center for Torture Victims (KRCT) and how it was established?

The Kosova Rehabilitation Center for Torture Victims was established in October 1999 in Prishtina after the end of the Kosovo war. The initial mission of the organization was to provide emergency medical and psychosocial services to survivors of wartime torture with a special focus on survivors of wartime sexual violence. In the early days of KRCT, the Center had regional branches all over Kosovo to make sure the services were accessible to all survivors of wartime trauma. Over the years, based on the needs of the survivors, the Center has expanded its scope to include legal aid, awareness-raising, and advocacy for the survivors of wartime sexual violence, building the ground for the legal recognition of the status of survivors of wartime sexual violence in 2014.

Access to justice for survivors of wartime sexual violence is an essential component of dealing with the past for any post-conflict society. A significant portion of KRCT work is dedicated to advocating for justice, but at the same time, we are working diligently to document the crimes of wartime sexual violence. We believe that truth and justice are the foundation of a successful policy of reconciliation and sustainable peacebuilding in the region. We are in the process of a detailed documentation of cases of wartime sexual violence in Kosovo which we hope will serve transitional justice efforts our country is making. 3. In your opinion, which actions, policies, and/or approaches are essential in addressing the needs of victims of mass atrocities? How do these contribute to preventing the recurrence of mass atrocities? In our two decades of experience advocating for the rights of the survivors of wartime sexual violence as one of the most vulnerable categories of victims of mass atrocities, we have learned that raising awareness about the issue is the first step that opens the way to advocacy for institutional support and social acceptance of the survivors. This is even more important when dealing with crimes that instill shame in the victims. Another very important aspect of our work is the documentation of mass atrocities, specifically wartime rape in the context of our mission. Without the preservation and promotion of the truth, healing is impossible and any hopes of reconciliation remain hollow. The documentation of the truth also serves as a powerful reminder and as an effective strategy for the prevention of atrocity through contributing to the collective memory and education of the state institutions and society.

4. What AIPG initiatives have you participated in? What, if anything, stands out as something new you learned through your involvement in AIPG’s programs that changed the way you approach your work?

I am one of the Raphael Lemkin Seminar for Genocide Prevention alumni, 2021 edition. Going through such a rich and insightful program has expanded my vision of how societies deal successfully with the long-term consequences of atrocity and apply lessons learned from the past to create a peaceful future. A lot of this can and should be utilized in Kosovo’s context and peacebuilding in our region. Another valuable gain from the Raphael Lemkin Seminar for Genocide Prevention was the input from my colleagues who provided valuable feedback which brought a multitude of perspectives and opened my horizons. In addition, having to dig into my experience to contribute to this interactive course has also helped me get a better sense of the lessons I have learned in the past 20 years. Especially since with the pace of the job, I don’t get many opportunities to sit down and write about them.

5. What brought you to work in the field of human rights? Who and/or what inspires you to continue your work in the field?

In 1998 I was a young physician in Tirana, Albania, specializing in gastroenterology. Never would I have imagined there would be a dramatic turn in my life and career when the war broke out and I felt called to help relieve the suffering of refugees fleeing massacres, rape, and destruction in my native Kosovo. It was initially the humanitarian instinct that drew me to become a volunteer in the refugee camps in Kukes where I met many survivors of all sorts of war crimes, but what pierced my heart the most were the cries of the survivors of wartime sexual violence. The more I learned about the extent of the devastation suffered by these women, children, and men, the more I felt it was my duty to create a safe, accepting, and healing space for these terrorized victims of war, who were being revictimized in the peacetime through the stigma and taboo in society. Changing society is a slow and arduous process but we have come a long way in the past 22 years and I will continue to contribute toward a future without atrocity.

6. What are some of the lessons that the rest of the world could learn from your crucial work?

My work at KRCT has been guided by the needs of the survivors and the Do No Harm Principle. I believe that having a close connection to the people impacted by war atrocities is the most ethical and effective way of providing sustainable and effective rehabilitation services, but also keeps us closer to the undiluted truth of what happened, which in turn creates a solid basis for education and informs the advocacy for atrocity prevention in the future. Truth, Justice, and Dignity for survivors have to remain the cornerstone of any attempt at reconciliation and peacebuilding after conflict. A fair treatment of all victims of war atrocities is an important thing to keep in mind when societies emerge from the destruction of war, because leaving some people behind through stigma and taboo keeps the wounds open and prevents the healing of the trauma. As we have sadly witnessed in Kosovo, this allows for the trauma to spread in the families and the community and to be passed down the generations.

*All references to Kosovo should be understood in full compliance with United Nations Security Council Resolution 1244 (1999).

1. ¿Podría hablarnos más sobre el Centro de Rehabilitación de Víctimas de la Tortura de Kosovo (KRCT) y cómo se creó?

El Centro de Rehabilitación de Víctimas de la Tortura de Kosovo se creó en octubre de 1999 en Pristina, tras el final de la guerra de Kosovo. La misión inicial de la organización era proporcionar servicios médicos y psicosociales de emergencia a las víctimas de tortura en tiempos de guerra, con especial atención a los sobrevivientes de violencia sexual.

En los primeros días del KRCT, el Centro tenía sucursales regionales en todo Kosovo para asegurarse de que los servicios fueran accesibles para todas las víctimas de traumas de guerra. A lo largo de los años, basándose en las necesidades de los sobrevivientes, el Centro ha ampliado su alcance para incluir la asistencia jurídica, la sensibilización y la defensa de las víctimas de violencia sexual en tiempos de guerra, sentando las bases para su reconocimiento legal en 2014.

2. ¿Cómo contribuyente esencial al reconocimiento de la violencia sexual durante la guerra dentro del marco legal en 2014 en Kosovo,  ¿cuáles son las prioridades actuales del Centro y cuáles son sus planes para el futuro próximo?

El acceso a la justicia para los sobrevivientes de violencia sexual es un componente esencial para hacer frente al pasado para cualquier sociedad en situación de posconflicto. Una parte importante de la labor del KRCT se dedica a abogar por la justicia, pero al mismo tiempo trabajamos con diligencia para documentar los crímenes de violencia sexual en tiempos de guerra. Creemos que la verdad y la justicia son la base de una política exitosa de reconciliación para construcción de la paz sostenible en la región. Estamos realizando una documentación detallada de los casos de violencia sexual durante la guerra en Kosovo, que esperamos sirva a los esfuerzos de justicia transicional que se está realizando nuestro país.

3. En su opinión, ¿qué acciones, políticas y/o enfoques son esenciales para atender las necesidades de las víctimas de atrocidades masivas? ¿Cómo contribuyen a prevenir la repetición de atrocidades masivas?

En nuestras dos décadas de experiencia defendiendo los derechos de las víctimas de violencia sexual durante la guerra como una de las categorías más vulnerables de víctimas de atrocidades masivas, hemos aprendido que la concientización sobre el tema es el primer paso que abre el camino a la defensa del apoyo institucional y la aceptación social de los/as sobrevivientes Esto es aún más importante cuando se trata de crímenes que infunden vergüenza en las víctimas. Otro aspecto muy importante de nuestro trabajo es la documentación de las atrocidades masivas, específicamente las violaciones en tiempos de guerra en el contexto de nuestra misión. Sin la preservación y la promoción de la verdad, la curación es imposible y cualquier esperanza de reconciliación queda vacía. La documentación de la verdad también sirve como un poderoso recordatorio y como una estrategia eficaz para la prevención de atrocidades mediante la contribución a la memoria colectiva y la educación de las instituciones estatales y la sociedad.

4. ¿En qué iniciativas de la AIPG ha participado? ¿Qué es lo que destaca como algo nuevo que ha aprendido a través de su participación en los programas de la AIPG y que ha cambiado su forma de enfocar su trabajo?

Soy una de las ex alumnas del Seminario Raphael Lemkin para la Prevención del Genocidio, edición 2021. La realización de un programa tan rico y perspicaz ha ampliado mi visión de cómo las sociedades pueden afrontar con éxito las consecuencias a largo plazo de las atrocidades y aplicar las lecciones aprendidas del pasado para crear un futuro pacífico. Mucho de esto puede y debe utilizarse en el contexto de Kosovo y en la construcción de la paz en nuestra región. Otra valiosa ganancia del Seminario Raphael Lemkin para la Prevención del Genocidio fue la aportación de mis colegas, que proporcionaron valiosos comentarios que aportaron diferentes perspectivas y abrieron mis horizontes. Además, el hecho de tener que indagar en mi experiencia para contribuir a este curso interactivo también me ha ayudado a tener una mejor idea de las lecciones que he aprendido en los últimos 20 años. Sobre todo porque, con el ritmo de trabajo, no tengo muchas oportunidades de sentarme a escribir sobre ellas.

5. ¿Qué le llevó a trabajar en el campo de los derechos humanos? ¿Quién y/o qué le inspira a seguir trabajando en este campo?

En 1998 era una joven médica en Tirana, Albania, especializada en gastroenterología. Nunca hubiera imaginado que mi vida y mi carrera darían un giro dramático cuando estalló la guerra y me sentí llamada a ayudar y aliviar el sufrimiento de los refugiados que huían de las masacres, las violaciones y la destrucción en mi Kosovo natal. Al principio fue el instinto humanitario el que me llevó a convertirme en voluntaria en los campos de refugiados/as de Kukes, donde conocí a muchos/as sobrevivientes de todo tipo de crímenes de guerra, pero lo que más me llegó al corazón fueron los gritos de los/as sobrevivientes de la violencia sexual. Cuanto más aprendía sobre el alcance de la devastación sufrida por estas mujeres, niños y hombres, más sentía que era mi deber crear un espacio seguro, de aceptación y de curación para estas víctimas aterrorizadas por la guerra, que estaban siendo revictimizadas en tiempos de paz por el estigma y el tabú de la sociedad. Cambiar la sociedad es un proceso lento y arduo, pero hemos avanzado mucho en los últimos 22 años y seguiré contribuyendo a un futuro sin atrocidades.

6. ¿Cuáles son algunas de las lecciones que el resto del mundo podría aprender de su crucial trabajo?

Mi trabajo en el KRCT se ha guiado por las necesidades de los/as sobrevivientes y por el principio de no hacer daño. Creo que tener una conexión estrecha con las personas afectadas por las atrocidades de la guerra es la forma más ética y eficaz de prestar servicios de rehabilitación sostenibles y efectivos, pero también nos mantiene más cerca de la verdad no dilucidada de lo sucedido, lo que a su vez crea una base sólida para la educación e informa la defensa de la prevención de atrocidades en el futuro.

La verdad, la justicia y la dignidad de las víctimas tienen que seguir siendo la piedra angular de cualquier intento de reconciliación y consolidación de la paz después de un conflicto.  Un tratamiento justo de todas las víctimas de atrocidades de guerra es algo importante que hay que tener en cuenta cuando las sociedades salen de la destrucción de la guerra, porque dejar atrás a algunas personas mediante el estigma y el tabú mantiene las heridas abiertas e impide la curación del trauma. Como tristemente hemos presenciado en Kosovo, esto permite que el trauma se extienda en las familias y la comunidad y se transmita de generación en generación.

*Todas las referencias a Kosovo deben entenderse en pleno cumplimiento de la Resolución 1244 (1999) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.