Personas
Protagonistas en la prevención

Lokuto Bismark Simon

Lokuto Bismark Simon works with the Community Empowerment for Progress Organization – South Sudan (CEPO) as a Project Officer and also acts as a member of the South Sudan National Committee for the Prevention and Punishment of the Crime of Genocide, War Crimes, Crimes Against Humanity and All Forms of Discrimination. He attended the November 2018 edition of the Global Raphael Lemkin Seminar for Genocide Prevention in Poland.

Lokuto Bismark Simon trabaja con la Organización de Empoderamiento Comunitario para el Progreso – Sudán del Sur (CEPO, por sus siglas en inglés) como Oficial de Proyectos. También es miembro del Comité Nacional para la prevención y sanción del delito de genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad y toda forma de discriminación de Sudán del Sur. Participó de la edición de noviembre de 2018 del Seminario Global Raphael Lemkin en Polonia.

People
Interview

Which actions, policies, and/or approaches do you feel are the most effective in the prevention of mass atrocities in South Sudan?

South Sudan is currently in conflict and represents a fragile state that has been engulfed in internal civil war since 2013. The violent conflict has enabled numerous atrocities, for example, sexual violence, including multiple and brutal gang rapes, sexual slavery, abductions, forced marriage, forced pregnancy, forced abortion, and the mutilation of sexual organs. In addition to these, there have been killings at the hands of both government forces and those belonging to the opposition, as well as the destruction of social services and amenities. Thus, security sector reform is paramount in terms of reviewing relevant legislation and engaging communities on massive awareness raising in relation to peaceful co-existence. In this sense, engagement must be made with security sector actors (i.e. army and police forces) through lobbying and pressure from civil society to review and amend South Sudanese security laws like the Police Act, South Sudan National Security Service Act, and the and Sudan People’s Liberation Act. This must be done with democratic principles and international norms in mind. Raising awareness is essential among both security actors and civilians about behavioral and attitudinal changes, as well as the cultivation of best practices. To this end, CEPO has taken steps in engaging with the South Sudan People’s Defense Force on security sector reform.

Could you tell us about CEPO - South Sudan and the kind of work you do with the organization?

Community Empowerment for Progress Organization –South Sudan is a vibrant and influential national-level civil society organization working in various areas such as conflict resolution and mitigation, the rule of law and human rights dynamics, gender dynamics, community policing and security sector reform. The organization is very well informed about South Sudanese societal settings, the political landscape, and overall socioeconomic development in the Republic of South Sudan. Our CEPO team has been engaging the South Sudan National Police Service’s top leadership to share best practices for community policing and confidence and trust building measures. This is done across different communities of South Sudan in advancing three major international concept.


What do you remember as the most important element of your visit to Auschwitz-Birkenau in Poland and your time at the Lemkin Seminar? What lessons have you taken away from this experience?

The module entitled “Becoming Evil: How Ordinary People Commit Genocide and Mass Atrocity.” The situation in South Sudan illustrates the quintessential characteristics of this phenomenon, as I learned at Auschwitz-Birkenau in Poland. Many of the uprisings in the South Sudan are fueled by political, economic, and/or ethnic grievances that have been exacerbated by government decisions. As a result, communities are affected by the activities of many militia groups. There are too many to mention, but a few examples can be found in the Arrow Boys, National Salvation Front, Nuer White Army, South Sudan Defense Forces, South Sudan Democratic Movement, South Sudan Federal Democratic Party, South Sudan Liberation Movement, South Sudan Patriotic Army, South Sudan United Front, Sudan People's Defense Forces/Democratic Front, Sudan People's Liberation Army, Sudan People's Liberation Movement-in-Opposition, and the Tiger Faction New Forces. This cycle of conflict, which is characterized by an emphasis on revenge-based violence, has seen South Sudan witness the commission of numerous mass atrocities.

What brought you to work in the field of genocide and mass atrocity prevention? Who or what inspires you in your continued work on the prevention of mass atrocities?

In 2015, I joined the South Sudan National Committee for the Prevention and Punishment of the Crime of Genocide, War Crimes, Crimes Against Humanity and All Forms of Discrimination through an invitation made by a representative (and Secretary) of the South Sudan Human Rights Commission who doubles as the Committee Secretary. I was brought in due to my upstanding work with CEPO on lobbying for the adoption of a comprehensive Bill of Rights in the Permanent Constitution of South Sudan. Beyond this, my personal dream of “TRYING MY BEST TO MAKE OTHERS BETTER” has motivated me to continue putting effort into working with the Sudan People’s Liberation Army (now South Sudan People’s Defense Force). While this work specifically addresses individual and community safety and security concerns in Jonglei State, it can be replicated across South Sudan. The suffering of South Sudan’s women, girls, men and boys, in all aspects of life, have inspired me to continue lobbying for their betterment. I strongly believe that, if youths are emphasized and empowered positively with regard to their livelihood and given capacity through alternative education, then violent conflict would be minimized. This was the message that I delivered on International Peace Day in 2018.

¿Cuál cree que son las acciones y políticas más eficaces en la prevención de atrocidades masivas en Sudán del Sur?

Sudán del Sur se encuentra actualmente en conflicto y representa una situación frágil. Desde 2013, el país ha experimentado una guerra civil interna. El conflicto violento ha incluido diversas formas de atrocidades, por ejemplo, la violencia sexual como múltiples y brutales violaciones de pandillas, la esclavitud sexual, los secuestros, el matrimonio forzado, el embarazo forzado, los abortos forzados y la mutilación de órganos sexuales. Además de esto, hay asesinatos cometidos por las fuerzas gubernamentales y por los que pertenecen a las fuerzas de la oposición, así como la destrucción de servicios sociales.

Por eso, la reforma del sector de seguridad es la más importante en términos de revisar la legislación relevante e involucrar a las comunidades en una campaña para aumentar la conciencia sobre la coexistencia pacífica. En este sentido, es preciso trabajar con los actores del sector de seguridad (es decir, las fuerzas del ejército y la policía) y con la sociedad civil para revisar y modificar las leyes de seguridad en Sudán del Sur como la Ley de Policía, la Ley del Servicio de Seguridad Nacional de Sudán del Sur, y la Ley de Liberación Popular. Para que esto sea posible, es necesario tener en cuenta la importancia de los principios democráticos y las normas internacionales.

Asimismo, la sensibilización sobre los cambios de comportamiento y de actitud es esencial tanto para los actores de seguridad como para los civiles, así como el cultivo de las mejores prácticas. Con este fin, la CEPO ha tomado medidas para colaborar con la Fuerza de Defensa del Pueblo de Sudán del Sur en la reforma del sector de seguridad.

¿Podría decirnos sobre la CEPO y sus labores con la organización?

La Organización de Empoderamiento Comunitario para el Progreso – Sudán del Sur es una organización de la sociedad civil vibrante e influyente a nivel nacional que trabaja en diversas áreas, como la resolución y mitigación de conflictos, el estado de derecho y las dinámicas de los derechos humanos y de género, así como las operaciones policiales comunitarias y la reforma del sector de seguridad. La organización está muy bien informada sobre las dinámicos sociales de Sudán del Sur, el ámbito político y el desarrollo socioeconómico general en el país.

Nuestro equipo CEPO ha trabajado con los principales líderes del Servicio de la Policía Nacional de Sudán del Sur para compartir las buenas prácticas para las operaciones comunitarias y las medidas para aumentar los niveles de confianza. Hacemos esto a través de diferentes comunidades en el país para promover tres conceptos internacionales importantes:

  1. Solución de problemas institucionales y comunitarios: la identificación conjunta de prioridades relacionadas con temas de seguridad y protección, así como el desarrollo de medidas prácticas
  2. Asunción de responsabilidad conjunta: la creación de capacidad local y un sistema de responsabilidad conjunta para abordar preocupaciones de seguridad en la comunidad.
  3. Plataformas para la rendición de cuentas: la institucionalización de un sistema de rendición de cuentas para abordar las necesidades y preocupaciones de las comunidades al tiempo que se mejora los servicios policiales.

¿Qué recuerda como el elemento más importante de su visita a Auschwitz-Birkenau en Polonia y su tiempo en el Seminario Lemkin? ¿Qué lecciones ha aprendido de esta experiencia?

El módulo titulado “Convertirse en Malvado: Como las Personas Ordinarias Cometen Genocidio y Atrocidades Masivas”. La situación en Sudán del Sur muestra las características fundamentales de este fenómeno, como aprendí en Auschwitz-Birkenau en Polonia. Muchos de los levantamientos en Sudán del Sur se propulsan por los agravios políticos, económicos y/o étnicos que han sido exacerbados por las decisiones del gobierno.

Como resultado, las comunidades son afectadas por las actividades de muchos grupos de milicias. Hay demasiados para mencionar, pero se pueden encontrar algunos ejemplos en los Arrow Boys, el Frente de Salvación Nacional, el Ejército Nuer White, las Fuerzas de Defensa de Sudán del Sur, el Movimiento Democrático de Sudán del Sur, el Partido Democrático Federal de Sudán del Sur, el Movimiento de Liberación de Sudán del Sur, el Ejército Patriótico de Sudán del Sur, el Frente Unido de Sudán del Sur, las Fuerzas de Defensa del Pueblo de Sudán/el Frente Democrático, el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán, el Movimiento-de-Oposición de Liberación del Pueblo de Sudán y las Fuerzas de la Facción del Tigre.

Este ciclo de conflictos, que se caracteriza por un énfasis en la violencia para la venganza, facilita la comisión de numerosas atrocidades en masa en Sudan del Sur.

¿Cuáles son las razones que le han llevado a trabajar en el campo de la prevención del genocidio y atrocidades masivas? ¿Quién o qué le inspira o motiva en su trabajo?

En 2015, me uní al Comité Nacional para la prevención y sanción del delito de genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad y toda forma de discriminación de Sudan del Sur a través de una invitación de un representante (y Secretario) de la Comisión de Derechos Humanos de nuestro país. Me nombraron debido a mi excelente trabajo con la CEPO para la adopción e incorporación de una Declaración de Derechos en la Constitución Permanente de Sudán del Sur.

Más allá de esto, mi lema personal de “HACER LO MEJOR PARA HACER QUE LOS OTROS MEJOREN” me ha motivado a seguir trabajando con el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán (ahora la Fuerza de Defensa Popular de Sudán del Sur). Si bien este trabajo aborda específicamente las cuestiones de seguridad individual y comunitaria en el Estado de Jonglei, estos esfuerzos pueden replicarse en todo Sudán del Sur. El sufrimiento de las mujeres, niñas, hombres y niños del país, en todos los aspectos de la vida, me ha inspirado a continuar abogando por una mejor existencia. Creo firmemente que, si los jóvenes son priorizados y empoderados positivamente con respecto a sus medios de vida y se les proporciona la capacidad a través de una educación alternativa, entonces los conflictos violentos podrán verse disminuidos. Este fue el mensaje que transmití durante el Día Internacional de la Paz en 2018.